Las Hemorroides

Las Hemorroides

Que son las Hemorroides

A pesar de que parezca un tema incómodo de tratar, resulta sumamente importante el informarse respecto a un problema de salud que afecta tanto a hombres como mujeres, se trata de las hemorroides, en especial porque parece que debido al estilo de vida occidental de hoy día, esta condición es cada vez más común y es padecida por muchas  personas.

Los hábitos alimenticios insanos y la falta de ejercicio físico son apenas una de las causas que pueden llegar a sumar para que esta patología se empiece a manifestar, de hecho, hay estimaciones que indican que el 50% de las personas mayores a 40 años son propensos o presentan síntomas de hemorroides engrosadas.

Debido a que esta enfermedad se presenta con un grado de frecuencia tan elevado, es necesario conocer las causas de su manifestación, cómo identificar los síntomas y señales que exponen un problema de este tipo, y en los casos que sea necesario, cómo tratarse para evitar el agravio de esta condición.

¿Qué son las hemorroides?

Ahora bien, una forma entendible y sencilla de saber qué son las hemorroides es definirlas como aquellas venas que recubren las paredes internas del recto y el ano que, debido a distintos motivos se han inflamado y engrosado. Dichas venas pueden llegar a manifestarte tanto de forma interna dentro del recto, como de forma externa en zonas más cercanas al ano. La función de estas venas es el de colaborar con el proceso de evacuación.

Sin embargo, las hemorroides son más conocidas por los problemas que causan a las personas que por cualquier otra cosa, y es que cuando se presentan inflamadas, suelen ser causantes de molestias y dolor al momento de realizar el esfuerzo para evacuar, además de que éstas al engrosarse suelen hacer que se presente sangrado y otros problemas que afectan la calidad de vida de quien lo padece.

¿Por qué es tan común el problema de las hemorroides?

Como ya hemos dicho antes, esta condición es cada día más común en personas de todo tipo, esto se debe a que los motivos de su alteración son muy diversos. Durante el período de embarazo, es posible que las hemorroides presenten problemas debido a los cambios de presión internos que sufre el cuerpo de la mujer, también las personas con obesidad y mala alimentación, aunque la diarrea y el envejecimiento también son causas de su aparición.

A los anteriores factores pueden agregárseles otros que son relacionados con los hábitos alimenticios que complican la digestión, esfuerzos excesivos para defecar y otros tantos. Debido a que las anteriores mencionadas son causas muy comunes hoy en día, no es complicado darse cuenta del motivo por el que este problema es tan padecido por hombres y mujeres.

¿Cómo es el tratamiento de las hemorroides?

Esta patología, como bien se ha dicho antes, es causante de problemas que afectan al individuo durante el proceso de evacuación, es por esto que los tratamientos aplicados a las hemorroides buscan generalmente disminuir la presión de estas venas con el fin de minimizar la inflamación y reducir o controlar el sangrado. Dichos tratamientos generalmente son sencillos siempre y cuando el grado de hinchazón no sea tan grave.

El tratamiento de las hemorroides consiste en una serie de prácticas para el momento de evacuar, donde se recomienda sentarse en cuclillas sobre el inodoro para aliviar la presión, la ingesta de alimentos ricos en fibra y abundantes líquidos, así como la prohibición de frituras, picante y bebidas fuertes. Cuando el problema es un poco más grave existen procedimientos naturales que son llevados a cabo por médicos especialistas en este inconveniente.

En los casos más graves se aplica una cirugía

A pesar de que esta condición tan común es usualmente tratada bajo condiciones relativamente sencillas como las que anteriormente mencionamos, también existen casos donde las hemorroides agudas pueden llegar a complicarse y derivar en otros males mayores que incluso pueden poner en riesgo la vida de las personas, principalmente estos son del tipo trombótico, obstrucción de la materia fecal en el recto y otros.

Cuando se realiza el diagnóstico de hemorroides, si el doctor observa que el caso es agudo o puede presentar estas complicaciones, probablemente recomiende optar por la cirugía, la cual elimina el problema por completo y en el 95% de los casos hace que los pacientes no vuelvan a padecer de este mal. Usualmente la cirugía se basa en un proceso de extirpación sencilla, llamado hemorroidectomía.

La mejor manera de no sufrir de las hemorroides es prevenir

Este problema puede ser prevenido tomando en consideración los motivos por los cuales se presentan, resulta útil considerar una dieta saludable que permita al sistema digestivo operar de la mejor manera, realizar ejercicio con cierta regularidad para estimular el tracto digestivo, evitar el estrés cotidiano para prevenir problemas de constipación, además de esto, la ingesta de suplementos también ayuda mucho a personas adultas.

Existe también toda una serie de hábitos para ir al baño que están comprobados como útiles: no realizar un esfuerzo para defecar por más de 30 segundos, evitar estar sentado en el inodoro por más de 5 minutos intentando forzar la evacuación, no limpiarse de forma agresiva y consultar a un médico en caso de sentir irritación, percibir sangrado leve o sufrir de alguna incomodidad al momento de evacuar.

Las Hemorroides: una incómoda enfermedad

Son muchísimas las personas que desconocen acerca de esta enfermedad tan común, se deba quizás a lo incomodo que resulta hablar al respecto de ella fuera de los términos médicos (claro está), o a la desinformación y poca orientación que se tenga respecto dentro de los distintos círculos sociales donde todos los días hacemos vida.

Es por ello que pensamos en proporcionarte un acercamiento a conocer el incómodo tema de las hemorroides como condición médica, cosa que resulta útil al considerar que no sólo las personas adultas suelen verse afectadas por esta enfermedad, sino que tanto en el género masculino como femenino usualmente se ven víctimas de los problemas que ésta genera incluso a edades no avanzadas.

Dejando de lado los complejos, haremos a continuación un recorrido informativo para saber qué son las hemorroides, su función dentro del cuerpo humano, los síntomas que generan cuando se convierten en un problema, qué hacer si se sufre de las mismas y una serie de consejos para prevenir esta condición.

El primer acercamiento: saber qué son las hemorroides

Es curioso darse cuenta que existen muchas personas que piensan que las hemorroides no cumplen ninguna función dentro del cuerpo humano, y que de hecho solo se encuentran ahí para generar problemas. Sin embargo esto es totalmente falso, ya que las hemorroides son una especie de cojines vasculares ubicados al final del conducto digestivo y cumplen diversas funciones.

La contención de heces, el reconocimiento de la materia fecal que se encuentra situada en el recto en espera de ser evacuada, la protección de la mucosa anal… Son solo algunas de las responsabilidades anatómicas de las hemorroides. Sin embargo, por una serie de factores esta zona es propensa a inflamarse y es acá donde empieza a generar problemas.

Los problemas hemorroidales

Continuando con lo anterior, usualmente la gente habla de hemorroides por los problemas que causa, por eso nos referiremos a tal como “problemas hemorroidales”, y dichos problemas inician cuando estos cojines o venas, debido a la presión que se genera a nivel de recto y ano durante el proceso de evacuación, empiezan a aumentar su tamaño y a expandirse por la acumulación de sangre dentro de las mismas.

De esta condición se genera que la persona que lo padece sufra de una serie de síntomas que son productos del estado anormal en que se encuentran las hemorroides: inicialmente se presentan molestias y sangrado al momento de ir al baño, cosa que resulta particularmente incómodo y que inicia de manera leve, pero al no ser tratado y tomar medidas al respecto comienza a agravarse y generar mayores inconvenientes.

Existen dos tipos de hemorroides, cada una con condiciones particulares

Las hemorroides se encuentran separadas en dos grupos según su ubicación, las del primer tipo se conocen como hemorroides internas, éstas son las que se encuentran situadas en la sección final del recto y son las causantes principales del sangrado hemorroidal, usualmente quien sufre de este tipo no lo sabe puesto que en estado de hinchazón leve no puede sentirse ni verse.

Por otro lado, se encuentra las hemorroides externas, cuya principal característica es  que, se ubican en la parte externa del ano, y debido a que se encuentran cubiertas de una membrana de piel, no suelen ser causantes del sangrado sino hasta encontrarse en un estado avanzado de exposición. Este tipo de hemorroides se reconocen rápidamente debido a que son visibles, además de la incomodidad que generan en la zona anal.

Atacar el problema de las hemorroides según su gravedad

Para las personas que sufren de esta incómoda enfermedad existen diversas formas de tratar y contrarrestar las molestias que padecen. En un principio, para quienes sufren de hemorroides presentando el característico sangrado y los dolores al defecar, basta con optar por una dieta abundante de fibras y líquidos, así como el uso de compresas frías para aliviar la inflamación, también son útiles las cremas antihemorroidal y los analgésicos en cápsulas.

Generalmente basta solo de eso para tratar la enfermedad, pero por otro lado en los casos más severos es necesaria la intervención quirúrgica para extirpar las hemorroides y solucionar el problema de raíz, esto se hace para prevenir problemas más graves como una trombosis hemorroidal o una infección de la zona expuesta.

El diagnóstico de las hemorroides

Algo que siempre se recomienda para quienes sufran o crean sufrir de la enfermedad sin importar la gravedad de los síntomas, es la visita a un médico especialista, ya que al plantear el caso, el mismo procederá a realizar un diagnóstico que resultará sumamente útil para tratar la afección y evitar tener que llegar al extremo de someterse a cirugía o padece los mencionados problemas mayores derivados de las hemorroides en estado grave.

Durante este importante diagnóstico el médico realizará una inspección visual y manual, y en caso de detectar hemorroides de tipo externas se podrá evaluar en qué estado se encuentran y si es posible tratarlas incluso de manera inmediata dentro del consultorio de manera indolora mediante una reintroducción.

Por otro lado, si con una simple inspección no es suficiente, el proctólogo puede proceder a realizar una rectoscopia para identificar el problema de hemorroides internas y descartar problemas de otro tipo como fisuras internas u otros derivados de fallas con el colon. Este diagnóstico es sumamente importante, ya que permite al médico pautar una forma, en primera instancia de descartar indicios de una patología más grave.

Determinado el diagnóstico por parte del médico este sugerirá qué medidas se deben tomar para eliminar esta incomoda enfermedad. Es por ello que lo mejor es evitarla desde un principio, y para lograrlo existen hábitos muy útiles que comprenden la buena alimentación, el uso de un método sano para ir al baño sin sobre-esforzar la zona anal y otros tantos que hoy en día existen.

Es importante para todas personas instruirse al respecto para evitar padecer de los problemas que generan las hemorroides, ya que como todos saben, una visita al médico para inspeccionar esta zona en particular no resulta especialmente cómodo.

 

 

hemorroides
hemorroides