Hemorroides Externas

Hemorroides Externas

Las Hemorroides Externas

Son muchas las personas que padecen o son propensas a sufrir los síntomas de las hemorroides externas, una enfermedad muy común que se debe a la hinchazón de un conjunto de venas que cubren las paredes del recto y el ano, las cuales al engrosarse empiezan a generar problemas. Dicha condición afecta de igual forma a hombres y mujeres, principalmente mayores a la treintena de años.

Más allá de conocer esta patología tan incómoda, es útil saber identificarla a tiempo, así como saber que existen dos tipos de hemorroides, donde las de tipo externa suelen ser las más comunes y fáciles de identificar, es por ello que resulta importante para las personas poder identificar cualquier principio de esta condición.

Las hemorroides externas cumplen con ciertas características que las diferencian de las internas (aquellas que se ubican dentro del recto y que son más difíciles de detectar), por tal motivo, tanto sus síntomas como su tratamiento y formas de identificarlo son distintos y únicos para su condición.

hemorroides externas
hemorroides externas

¿Qué son las hemorroides externas?

Primero hay que partir por saber conocer qué son las hemorroides externas, y una manera simple de definirlas es recordando qué son las hemorroides inicialmente,  cuando ya sabemos esto, podemos identificar las de tipo externas como aquellas que se encuentran expuestas por los bordes externos del ano. las hemorroides internas son las que estan dentro del recto.

Las hemorroides externas son fácilmente visibles al encontrarse alrededor del ano, éstas, al ser venas, cuando se genera presión durante el proceso de evacuación, tiende a tomar un color azulado al encontrarse totalmente llenas de sangre, una característica de este tipo de hemorroides es el hecho de que usualmente no son las responsables del sangrado, sin embargo no dejan de ser propensas al mismo.

¿Cómo identificar las hemorroides externas?

La principal forma en la cual se pueden identificar las hemorroides externas es mediante el tacto de la zona anal, ya que éstas al estar presentes, usualmente puede sentirse el abultamiento y formación de un nodo. Además, debido a que este tipo de hemorroides se encuentran en la zona externa del ano, es común que las mismas salgan y queden expuestas al roce o contacto con el exterior.

Tanto al sentarse, como iniciar el proceso de defecación, la presencia de hemorroides externas puede sentirse debido al dolor que ocasiona el esfuerzo, así como la irritación y picazón que se genera en el ano cuando se limpia con papel higiénico o agua con jabón.  Estas son las principales formas de identificar las hemorroides de tipo externas, que se diferencian de las internas debido a que éstas últimas no pueden verse ni tocarse.

¿Cuál es el problema con las hemorroides externas?

Si bien es cierto que en un principio esta manifestación de tipo externa no resulta tan grave como lo es la inflamación de las hemorroides internas, ya que como antes se dijo, las de este último tipo son las principales responsables del sangrado, hay que saber que las hemorroides internas están cubiertas por una membrana de piel muy fina, la cual va acumulando sangre durante el esfuerzo que se ejerce en esta zona.

Dicha membrana de piel al quedar expuesta por fuera del ano, es propensa al roce con el movimiento y todo lo que pueda entrar en contacto con esta delicada zona, incluso la ropa interior, dicho roce genera una gran incomodidad, además de que sufre un desgaste que en el peor de los casos puede generar un sangrado considerable que llegaría incluso a derivar en una enfermedad de tipo hemorrágica.

Qué hacer si se presentan los síntomas de las hemorroides externas

La mejor recomendación para toda persona que sienta alguno de los síntomas derivados de la incomodidad durante la evacuación, la presencia de sangrado o hinchazón en esa parte del ano, es la de acudir con prontitud a un médico proctólogo, el cuál se especializa en el tratamiento de enfermedades y padecimientos de esta naturaleza.

Generalmente el médico frente a estos casos acude a realizar un diagnóstico, por suerte para los pacientes, este tipo de hemorroides resulta más fácil de evaluar, por lo tanto un simple tacto rectal puede ser suficiente para llegar a determinar el estado de la condición, y en medida a eso poder tratar la patología de la mejor manera.

Cuidarse de las hemorroides es la mejor manera de prevenir algo peor

A lo largo de este artículo se ha hablado de esta enfermedad, dejando claro que a pesar de las incomodidades y consecuencias que trae a las personas que no se cuidan lo suficiente y sufren sus síntomas, la enfermedad en sí no resulta  grave sino en sus casos más severos. Sin embargo, prevenirla resulta crucial debido al hecho de que las hemorroides externas son generadoras de otras enfermedades que pueden llegar a poner en riesgo la vida.

Se trata de las enfermedades generadas por el sangrado de las hemorroides, aunque parezca poco peligroso en un principio, resulta que estas venas son responsables de contener dentro de sí cierta cantidad de sangre, la cual además se encuentra conectada a los ductos que permiten la circulación sanguínea que regresa del cuerpo al corazón, por lo cual un sangrado crónico producto de un accidente puede causar una trombosis hemorroidal.